Bueeeeeeno, parece que ya hemos entrado de lleno en esa etapa del año en la artificialmente todo es más bonito, divertido y alegre.

A mi la verdad es que la Navidad siempre me ha producido tristeza, no se decir cual es el motivo pero me he ocurre desde niña. Y este año me cuesta más que ninguno decir eso de Feliz Navidad, porque echaré mucho en falta a mi mamá, pero como también tengo una energúmena de 6 años en casa que es tooooodo lo contrario que yo, habrá que hacer un esfuerzo.

Si fuera por mi hija, mi casa estaría llena de espumillón, luces de colores y bolas de navidad hasta en agosto. Así que este fin de semana no queda otra que darle un toque navideño al hogar, pero al menos será muy eco.

Por eso quiero compartir una forma sencilla, divertida y barata de hacer un árbol de navidad ecológico, plegable y la mar de chulo. Lo siento, no tengo fotillos del paso a paso, porque me puse a hacerlo sin pensar que podría llegar el momento de publicarlo aquí. Pero es tan sencillo que no hacen ni falta. Eso sí, un consejito, descansad de vez en cuando al cortar, porque yo tengo el dedo gordo dormido desde hace una semana!!!

MATERIALES:

  • Un rotulador, lápiz, boli, o cualquier cosa que pinte.
  • Unas tijeras, grandotas mejor que mejor.
  • Una caja de cartón graaaande y alta. Lo suyo es de un frigorífico, armario o similar.
  • Unos patrones si no te atreves a dibujar los adornos.
  • Un muchito de amor y una pizca de paciencia.

 

EL PASO A PASO:

  • Lo primero es a visitar al de la tienda de electrodomésticos, o muebles más cercana y pedirles por favor que te den una gran caja de cartón. Se pondrán súper contentos de que te la lleves y además es gratis!!!
    Mi consejo es que gastes unos minutos en elegirla bien (si te dejan), que no tenga roces, cinta de embalar, rótulos o roturas. Siempre que quieras dejarla sin pintar.
  • Abre la caja para ver que superficie tienes para trabajar. En mi caso era una caja alargada de un armario pequeño, por lo que la doblez central es genial para no tener que dibujar los dos lados del árbol, sino sólo la mitad.
    Dibuja a mano el árbol que vas a hacer. Tienes que hacer dos partes lo más iguales posible en altura y ancho. Lo de la simetría de las “ramas” es a gusto del autor y de la paciencia que tengas para hacer detallitos.
    Yo elegí un modelo de árbol muy simple y aún así ha sido una tortura recortarlo porque el cartón era muy duro!!!
  • Saca tus tijeras y… ¡Al ataque!!! A recortar se ha dicho. Cuando termines tendrás las dos piezas de tu árbol.
  • Ya sólo queda ensamblarlas para darles volúmen y que pase de cartón plano a arbolito 3D. Para ello haz en la parte superior de cada árbol un corte desde el pico de arriba (dónde suele ir la estrella) hacia el centro del árbol, lo más recto posible, y encaja las dos piezas. ¡Voilá, ya tenemos el árbol!
    ¿Te parece un poco soso? No sufras. A mi me gusta tal cual, pero si para ti los árboles tienen que ser verdes, pues echa mano de la pintura de dedos y listo.
Me encanta, pesa tan poco que si el espíritu navideño se apodera de ti puedes llevártelo a todas partes. Se monta y desmonta en un plis y plas. Ocupa poquito con lo cual para el año que viene te ahorras todos estos pasos. Y encima hemos colaborado con el medio ambiente: ni plásticos, ni árboles talados. ¡¡¡Viva el Reuse power!!! 
  • Ahora la decoración. Porque no hay árbol sin bolas, campanitas, angelitos y esas cosas. Las hacemso igual que el árbol. Un dibujo, dos cartones (de los sobrantes de la gran caja), unos cortecitos y ya.
    Puedes hacerlos de diferentes tamaños y formas. Yo te dejo aquí algunas formas sencillas por si no te atreves a dibujarlos.

¿Y para colgarlos? A mi me gusta darle un toque rústico, así que un agujerito, un trocito de cuerda, un nudo y a colgarlos de las ramas. Si lo ves muy vacío por el centro también puedes grapar las cuerdas dónde creas que quedan mejor. A tu gusto!

Siento no haber hecho más fotos, ni siquiera de cuando puse los adornos. La próxima vez lo haré mejor….  Espero que os guste y que si hacéis alguno me paséis las fotos!